El poder de perseverar

Mi hijo Yago cumplió un año en Noviembre y, tras varios meses de monitorización, está comprobado el diagnostico de que tiene el Modo Aventura a ON. Narro la jugada:

Yago gatea, se aproxima a un enchufe. Yo interpongo la trona para hacer de retén, le miro, veo que su piel muta a verde y parte de su Hulk interior la mueve. Consigue tener de nuevo campo visual de su objetivo, me tumbo entre él y el enchufe, se transforma en babosa y consigue escurrirse no se por donde. Clamo al conjuro todopoderoso del “NO”, me mira y sigue con los ojos puestos en su destino. Grazno un “DAÑO” y se ríe, él sigue. Y finalmente, tirando de comodín, le remolco hasta el punto de la casa más distante de cualquier enchufe.. ¿Qué pensará que es el enchufe? Cojones! no tiene ni luz ni sonido, y es blanco y negro! Debe ser que imagina que metiendo los dedos se conecta con un dragón como en la peli de Avatar, en qué momento se la puse…;) Nada, que estoy pensando poner en los enchufes una foto DIN A3 del negro del whatsapp a ver si se asusta…

Decía que gatea pero ya lleva sus cientos de intentos de caminar. Y no desiste! ahí sigue, decepción tras decepción, caída tras caída. con su objetivo nítido y con las mismas ganas del primer intento.

Admiro esa capacidad de persistir después de tropezar una y otra vez. Sí, ese superpoder lo tenemos todos pero lo vamos perdiendo según nos hacemos mayores y la palabra fracaso aparece en nuestras vidas. Es entonces cuando vamos perdiendo el empuje y la determinación para intentar una vez más ese objetivo que realmente nos hace vibrar. Y claro, si el lado oscuro del fracaso nos domina, nuestra vida pasa y nos hacemos viejetes dejando de lado aquello que realmente nos pone. ¿Sabes que responden las personas que están cerca de la muerte a la pregunta “¿de que te arrepientes?”? Pues Bronnie Ware, una enfermera australiana experta en cuidados paliativos con pacientes terminales, decidió preguntarlo directamente. Tras el estudio, la respuesta más recurrente fue: “Ojalá hubiera hecho…” (puedes leer el articulo completo)

Si te pica la curiosidad de saber si estás viviendo la vida que realmente quieres, te sugiero descubras a Sir Ken Robinson. Un primer aperitivo es su video Las escuelas matan la creatividad. Y el plato principal es su libro El Elemento. Bueno, voy a por DIN A3 al chino de la esquina que Yago ya ha puesto su mirada en otro enchufeee!

¿Vas a decir en algún momento: “Ojalá hubiera hecho…”? Te deseo el mejor 2019!

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *